Utilizamos cookies para mejorar nuestros servicios. Si continúas navegando, entendemos que aceptas su uso. Más información x Cerrar

Nociones sobre los diferentes tubos y el sonido que producen.

Los diferentes sonidos producidos por las distintas familias tonales de tubos es producto de las características constructivas de cada uno de ellos.

El tono de un tubo labial es afectado por el tamaño y forma de los tubos como también del material del cual está hecho. Un tubo con mayor diámetro producirá un tono de flauta, un tubo con un diámetro intermedio producirá un tono diapasón, y un tubo con un diámetro pequeño dará un tono de cuerdas.
En un tubo de gran diámetro se favorece el tono fundamental restringiendo los armónicos de alta frecuencia, mientras que en un tubo de diámetro menor se favorecen los armónicos altos y se suprime el fundamental.
La ciencia de medir y decidir cual es el diámetro de tubo adecuado se denomina escala del tubo, y las medidas que resultan de ella son llamada la escala del tubo. Los rangos de las tres familias tonales pueden ser abiertos o cerrados, aunque de los tres las flautas son las que con mayor frecuencia son cerradas

Tubos de bisel producen el sonido como las flautas. El aire atraviesa la grieta del núcleo y se dirige hacia la arista cortante del labio superior, donde parte del mismo va a dar fuera del tubo,  y parte al interior de éste.

Los tubos tapados están cerrados en su extremo superior. Suenan más oscuros, y una octava más grave. Un tubo tapado de 4e (4 pies, 1.2m) tiene la misma altura de sonido que un tubo abierto de 8e. Los tubos labiales tapados suelen ser el Violón y el Bordón.

Los tubos de lengüeta producen el sonido por medio de una lengüeta (batiente) fijada a una garganta insertada en el zoquete. La forma del tubo de resonancia determina el timbre. Existen así la nasal y delgada Chirimía, o la suave Voz Humana de corto tubo de resonancia, la Trompeta que a veces se coloca horizontalmente y se llama Trompeta Española, o la Dulzaina, sonido característico del folklore Español a partir del S.XVIII

A causa de su sonido agudo, los tubos de lengüeta se emplean como solistas y en mixturas de lleno. Los tubos de lengüeta solo aparecen en la construcción de órganos en los siglos XV/XVI.

Es posible obtener un amplio espectro de colores tonales en el tubo de lengüeta, para ello se pueden modifican varios de sus parámetros, tales como la forma y el volumen de aire alojado en el resonador, como también el espesor y la forma de la lengüeta.